Crim

Crim tienen un difícil e importante desafío después de publicar en 2014 el mejor álbum de punk rock del país. Bueno, del país y de parte del extranjero. Un trabajo sólido y redondo de principio a fin, lleno de himnos generacionales y letras inteligentes que nos hemos aprendido como la palma de nuestra mano para poder cantarlas en directo, emocionados y satisfechos, con el puño al aire. Parecía imposible crear otro álbum al mismo nivel, pero estos cabrones lo han conseguido. El nuevo LP de estos tarraconenses de pura cepa es un ejemplo claro de cómo debería sonar una banda de PUNK ROCK (sí, en letras mayúsculas). Las guitarras sólidas y concisas, la voz rasgada, clara y soberbia,  y la poderosa sección rítmica te atraparán en un mar de sonidos cuya brutalidad te recordará a las figuras más sagradas del punk rock.
Una mezcla perfecta entre los estribillos coreables de Cock Sparrer, las estrofas del gran Leatherface y las armonías de las mejores canciones de Social Distortion.